Juegos y educación, recursos educativos infantiles para niños. Actividades de imaginación, inteligencia y lógica

Fábula de La liebre y la tortuga

Share on Facebook81Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Fábula de La liebre y la tortuga con moraleja. Fábulas cortas para niños

Fábula de La liebre y la tortuga

Fábula de La liebre y la tortuga para niños

La enseñanza de la fábula de La liebre y la tortuga es que las metas en la vida se consiguen poco a poco, con perseverancia, trabajo y esfuerzo, y sobretodo tesón. Enseñanza de gran valor educativo para los niños, aprender a hacer las cosas bien hechas es importante en la educación infantil. De nada sirve correr mucho al principio si luego se abandona la tarea. Mejor ir poco a poco y terminar lo que se empieza para tener éxito en la vida.

La liebre y la tortuga

Una vez, una Liebre, se burlaba de las patas cortas y de la lentitud al caminar de una Tortuga, sin embargo, esta no se quedo callada, y se defendió lanzando una risa, y dijo a la Liebre:
-“Puede que seas muy veloz amiga Liebre, pero, estoy más que segura poderte ganar una carrera.”
La Liebre, sorprendida por tal decir, aceptó el reto sin pensarlo dos veces, ya que ella, estaba muy segura de que ganaría a la Tortuga a ojos cerrados. Entonces, ambos propusieron a la Zorra, que señale el camino y la meta.
Días después, llegó el esperado momento de la carrera, y al sonar la cuenta de tres, inició la carrera de estos dos contendientes. La Tortuga no dejaba de caminar y caminar, pero a su lento paso, avanzaba tranquila hacia la meta. En cambio la Liebre, corrió tan rápido que dejó muy atrás a la Tortuga. Al voltearse y ya no ver a la Tortuga, la Liebre vio segura su éxito sobre la carrera, y deicidio echarse una siesta.
Poco después, la Liebre despertó y vio si por atrás seguía sin llegar la Tortuga, pero al ver hacia la meta, vio a la Tortuga muy cerca de la Final, y en un intento desesperado por correr lo más veloz que pudo, la Tortuga llegó y ganó.

Moraleja de la liebre y la tortuga:
Con seguridad, constancia, y paciencia, aunque parezcamos lentos, siempre lograremos el éxito. Recuerden, poco a poco, se llega muy lejos.

Fábula de La liebre y la tortuga. Fábulas con moraleja para niños

Recursos educativos similares

Share on Facebook81Share on Google+0Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Facebook Educativo